Las torturas de la inquisición (1970)

Author: No hay comentarios Share:
Austria, 1700. Terribles tiempos de superstición y persecuciones religiosas. Los “cazadores de brujas”: crueles y despiadados. A una ciudad austriaca llega el gran maestro inquisidor para preparar los increibles juicios que terminarán en terribles torturas para los infelices, que a ojos de los inquisidores han conjurado los poderes de las tinieblas o, en el caso de las mujeres, han fornicado con el diablo.

Reseña: Siguiendo la estela abierta por la controvertida en su estreno “El general Witchfinder” (1968) del prematuramente malogrado Michael Reeves, Michael Armstrong dirigía en 1970 la coproducción alemano-inglesa “Las torturas de la inquisición”, un film de aventuras pero lleno de desnudos y sádicas escenas de torturas como principal reclamo comercial. Con una excelente campaña publicitaria, una cuidada producción y algunos intérpretes bien conocidos por el público, caso de Udo Kier o Herbert Lom, la cinta fue un éxito en la taquilla, y se distribulleron diversos montajes según permitiera la censura de los distintos países.

Tras ésta se encontraba como productor Adrian Hoven, veterano actor recordado por su papel del príncipe Albert en las películas de Sissi, que por aquellos años había trabajado con Jesús Franco como actor y productor en algunos de sus más celebrados títulos, “Necronomicón” (1968) y el díptico al que dan forma “El caso de las dos bellezas” y “Bésame monstruo”, ambas estrenadas en 1969. Ciertas fuentes citan que Hoven también anduvo metido (sin acreditar) en la dirección de “Las torturas de la inquisición”, de hecho él mismo (parapetado tras el pseudónimo de Percy Parker) se haría cargo de la secuela de la misma que llegaría a los cines sólo dos años después (en España no llegó a estrenarse). Entre estas dos realizaría otro taquillazo del cine picante germano, “Mi erótico Sigfrido” (1971), tomándose a chota el sempirtermo mito de los Nibelungos. Muy poco después su carrera en la interpretación se relanzaría al ser rescatado por el prolífico Rainer Werner Fassbinder.

La temática de la caza de brujas y los tormentos a los que eran sometidas éstas (salpimentados con los deseados despelotes de las féminas) daría lugar a otras interesantes muestras como “El proceso de las brujas” (1969), con producción de Robert de Nesle y la participación de Christopher Lee, y “Los demonios” (1972), tomando como claro referente “Los diablos” (1971) de Ken Russell, por parte del tío Jess, o aquella “Inquisición” que escribiera y protagonizara Paul Naschy además de suponerle su debut en la dirección y que, como en tantas otras ocasiones en la filmografía de nuestro hombre lobo más internacional, la versión estrenada en suelo patrio era bastante más recatada que la exportada fuera.


Titulo original: Hexen bis aufs Blut gequält
Año: 1970
Genero: Terror – Brujeria – Inquisicion
Pais: Alemania
Director: Michael Armstrong, Adrian Hoven
Guion: Michael Armstrong, Adrian Hoven
Reparto: Herbert Lom, Udo Kier, Olivera Katarina, Reggie Nalder, Herbert Fux, Johannes Buzalski, Michael Maien, Gaby Fuchs, Ingeborg Schöner, Adrian Hoven, Günter Clemens, Doris von Danwitz

Previous Article

Bestialidad (1976)

Next Article

Una gota de sangre para morir amando (1973)

Tambien te puede interesar