La Piovra (1984) 1ª temporada

Author: No hay comentarios Share:
A mediados de los años 80, el comisario Corrado Cattani -acompañado de su joven esposa y su hija pequeña- llega a una ciudad siciliana cercana a Palermo para tomar posesión de su cargo como Jefe de la Brigada Móvil tras el asesinato de su antecesor. Procedente del norte de Italia, es un hombre de una honradez y profesionalidad intachables. Y, desde luego, está decidido a enfrentarse sin contemplaciones con la Mafia. Una Mafia moderna, sí, adaptada a los nuevos tiempos. Pero tan despiadada, terrorífica e implacable como siempre. Un monstruoso pulpo (“piovra” en italiano) que sigue extendiendo sus tentáculos por todos los sectores sociales, económicos y políticos de Sicilia; controlando desde los barrios bajos donde malviven los yonquis y los camellos de poca monta hasta los palacios de los vieja aristocracia o las empresas que han hecho su fortuna con el boom inmobiliario y las subvenciones estatales, e incluyendo a jueces, abogados, funcionarios, policías, periodistas y banqueros.

Reseña: La Piovra es, según muchos críticos y aficionados, la mejor serie que ha realizado nunca la RAI. Y una de las mejores que se han hecho para TV en cualquier época.
Su primera temporada se estrenó en 1984 y la última (la número 10) finalizó en el año 2000. Además de gozar de un extraordinario prestigio entre la crítica, fue uno de los mayores éxito de público de la historia televisiva italiana. Éxito, por cierto, que se repitió en otros países (Francia, Alemania, Grecia y –curiosamente- varias repúblicas del Este de Europa, incluida la propia Rusia).
Fabulosamente dirigida, impecablemente interpretada y con una música perfecta (Riz Ortolani para la “prima stazione” y Ennio Morricone para las demás), desde luego se merece la excelente fama que lleva.

La serie es, desde mi punto de vista, algo así como una depuración perfeccionada, refinada e impecable del extinto género poliziesco. De hecho, el director de la primera temporada fue Damiano Damiani, un tipo más que solvente en ese tipo de cine (y en otros).
Realista y cruda, dosifica la violencia bastante más que sus antecesores cinematográficos; pero cuando ésta aparece, lo hace sin concesiones, de la forma más brutal e impactante. Por otro lado, el argumento (gracias sobre todo al trabajo del gran Ennio De Concini) se aleja de lugares comunes y de simplismos. Todo es más jodido, más terrible de lo que uno podría pensar a primera vista. Todo es más complejo, más doloroso, más imprevisible. En ese sentido, les recomiendo a voacés que hagan como con la magnífica Juego de Tronos: que no se encariñen demasiado con ningún personaje (ejem).

La serie causó, en su día, bastante polémica. No sólo por su crudeza argumental y visual, sino por la forma en que abordaba el tema de la Mafia. Varios gobiernos italianos intentaron suspender su emisión y, de hecho, entre finales de los 80 y 1994 consiguieron retrasar la filmación de algunas temporadas.
A ese respecto me gustaría aclarar una cosa: la visión que del mundo mafioso se da en La Piovra no tiene nada que ver con la que ofrecen las películas y series norteamericanas. Existe una diferencia tremenda en las formas en que italianos y americanos abordan el tema. Mientras los yanquis (en películas y series tan maravillosas como la saga de El Padrino, Uno De Los Nuestros, The Brotherhood o la fantástica Los Soprano) suelen proyectar una mirada en cierto sentido idealizada, equívoca (a veces incluso romántica) los italianos ofrecen algo muy distinto. La Mafia, en las películas italianas (y en esta serie, sobre todo) es, sí, algo complejo, lleno de matices y recovecos, desde luego. Pero todos profundamente negativos. No hay simpatía ni idealización. La Mafia es algo atroz, terrible, ominoso y (siempre, siempre) condenable. Es el enemigo absoluto. En las pelis americanas los héroes (antihéroes, más bien) suelen ser los propios mafiosos. En las italianas no. En las italianas los héroes están siempre en el otro bando, en el de la ley, en el de la sociedad civil honesta, en el de lo que ellos llaman la Antimafia.

La Piovra está organizada de una forma muy curiosa. A lo largo de sus diez temporadas se compone de, por así decirlo, varios “Ciclos” o líneas argumentales diferentes pero relacionadas entre sí. De hecho tienen un orden cronológico y cada ciclo se reconoce, de alguna forma, como continuación del precedente; salvo el 4º ciclo (compuesto por las temporadas 8 y 9), que está ambientado en una época muy anterior pero que presenta los antecedentes y el pasado de algunos personajes que aparecen en los demás. Cada uno de esos ciclos aborda, además, un aspecto diferente de la Mafia (la urbana y “minorista”l en Sicilia; la de las grandes empresas y finanzas ya implantada en el norte de Italia; la que extiende sus tentáculos por la judicatura y los órganos del gobierno en Roma; la rural “clásica” de los años 50-60; la política que contaminó a los partidos tradicionales y dio lugar a la caída de la I República en los años 90, etc).

Pues bien… Y esto es muy importante dejarlo aclarado: Aunque los ciclos cuentan historias coherentes y completas, con un principio claro y un final (casi) definitivo, las distintas temporadas que los componen pueden ser vistas y disfrutadas de forma independiente y aislada porque juegan a tener un cierto aire autoconclusivo. Eso sí, dejan suficientes puentes abiertos para que la siguiente temporada retome la historia donde quedó y siga desarrollándola (e, incluso, que hagan lo mismo los distintos ciclos entre sí).
Los finales no son, en absoluto, cliffhangers (de ésos que te dejan en el momento de más tensión y con el cartelico de “continuará”, ejem).

Que ustedes disfruten la serie, mes amis. De verdad que merece la pena.


Titulo original: La Piovra
Año: 1984
Genero: Serie Televisión – Thriller – Poliziesco – Mafia
Pais: Italia
Director: Damiano Damiani
Guion: N Badalucco, L Battistrada, E De Concini, M De Rita.
Reparto: Michele Placido, Barbara De Rossi, Nicole Jamet, François Pèrier, Florinda Bolkan, Angelo Infanti, Pino Colizzi, Cariddi Nardulli, Renato Mori, Massimo Bonetti, Flavio Bucci.

Previous Article

Virgin Witch (1972)

Next Article

El lago de Satán (1966)

Tambien te puede interesar