Concierto para pistola solista (1970)

Author: 1 comentario Share:
Una jugosa herencia reúne en la villa Carter a todos los familiares del difunto, cuyos últimos años los pasó en compañía de su sobrina Barbara, a quien lega todos sus bienes. Pero tras un asesinato llega un inspector de Scotland Yard y nadie podrá abandonar la hacienda hasta que no quede todo aclarado.

Reseña: Dicen que fue “Blow-up. Deseo de una mañana de verano” (1966), de Michelangelo Antonioni, el primer thriller italiano que ambientó su trama en Londres. Quizá por el cosmopolitismo y la mejor aceptación para el público de distintos países, obteneniendo así una mejor distribución del film, fueron numerosos los giallos que apostaron por desarrollar la historia en la capital británica, desde “Con el corazón en la garganta” (1967) de un temprano Tinto Brass, a la imprescindible “Una lagartija con piel de mujer” (1971) del eterno Fulci. En el caso que nos ocupa, Lupo apuesta no por Londres sino por Escocia, ocurriendo la intriga en un amplio y lujoso caserón en el campo.

Sin embargo, los toques británicos no se limitan al escenario, también en la narrativa. “Concierto para pistola solista” tiene más relación con los esquemas del whodunit a lo Agatha Christie, propia de la detective-novel sajona, que con las directrices trazadas por Mario Bava y deconstruídas por Dario Argento. Esto es, interesa más quién y por qué se cometieron los asesinatos que todo aquello que rodea a las muertes y al asesino. Primando la lógica cartesiana de quién lo hizo que la plástica belleza del horror que acompaña los distintos crímenes.

Otro detalle importante que lo distancia del género es su fuerte apuesta por el humor, incluyendo un final que, lejos de ser retorcido y sorprendente, apuesta por un chiste para dejar la sonrisa en la cara del espectador. Y sin embargo, encontramos elementos más adecuados del thriller italiano que del británico, como son esas puyas a la aristocracia, la frivolidad de la mayoría de los personajes, la sexualidad agresiva de algunos de ellos, el misterioso ¿asesino? con guantes negros, relaciones traumáticas, tríos amorosos, etc… amén de recursos técnicos habituales de la cinematografía transalpina como los continuos zooms -algunos zoom-in a los ojos de los protagonistas acompañados del sonido de disparos son más propios del spaghetti-western (1), la forzada angulación de cámara en determinados planos, o la fotografía cargada de colores cálidos.
Lupo se adentra en el giallo, como en otros géneros que tocó, con distanciamiento, sin tomárselo en serio. Mostrando cierta predilección por las situaciones cómicas surgidas a partir de la pareja que forman el inspector Grey de Scotland Yard, presuntuoso y lejos de resolver el caso, y el despistado sargento de provincias, quien finalmente descubrirá al culpable en este juego de pistas estilo Cluedo. E incluso en el antes citado final humorístico, por supuesto a cargo de ellos dos, encontramos un plano que no deja de recordar otro, e incluso la portada, de “Pero quién mató a Harry” (1955) de Alfred Hitchcock.

Lejos de esa caída en el abismo de perversión, dolor, locura y muerte de sus contemporáneos, el realizador apuesta por la ironía cuando no por el sano cachondeo, llegando al absurdo en el cierre cuando los agentes de la ley prefieren abandonar el lugar corriendo ridículamente en dirección a Londres (en una situación de puro cartoon) en lugar de atender al nuevo cadáver encontrado. Como operador, Aristide Massacceci, quien en 1979 también se adentró de forma muy particular en el giallo con la obsesiva y malsana “Demencia” (2), diametralmente opuesta a la propuesta de Lupo.

(1) Michele Lupo comenzó su carrera como director con no pocos peplums, pero ya antes que este “Concierto para pistola solista” se había encargado de un par de films del oeste, “Dos caraduras en Texas” (1965) y “Arizona Colt” (1966). Aunque su western más conocido lo rodaría en 1972, “Les llamaban y les llaman dos sinvergüenzas” (aka “Ben y Charlie”), protagonizada por Giulianno Gemma y George Eastman. Fue en esta película donde Aristide Massacceci (Joe D’Amato), quien estaba de operador, se hizo amigo de Montefiori, algo esencial posteriormente para las carreras de ambos.
(2) Remake (agresivo y explícito) de “Il terzo occhio” (1966) de Mino Guerrini.


Titulo original: Concerto per pistola solista
Año: 1970
Genero: Intiga – Suspense – Giallo
Pais: Italia
Director: Michele Lupo
Guion: Sergio Donati, Massimo Felisatti, Fabio Pittorru
Reparto: Anna Moffo, Ida Galli, Gastone Moschin, Peter Baldwin, Lance Percival, Giacomo Rossi-Stuart, Chris Chittell, Marisa Fabbri

Previous Article

La dama roja mata 7 veces (1973)

Next Article

Historias insólitas (1970)

Tambien te puede interesar