Bestialidad (1976)

Author: No hay comentarios Share:
Una niña es testigo de cómo su madre practica el sexo con el perro de la familia. Cuando su padre se entera, quema vivo al perro. Ella queda tan traumatizada por estos incidentes que se convierte en una ninfómana.

Reseña: Aviso contiene spoilers…

Bestialidad, término con el que se denominaba el sexo entre humanos y animales (en antiguas civilizaciones considerado un acto sagrado), y ya entrado el siglo XX más conocido por zoofilia. Tema aún hoy tabú (1) que abre y cierra el film. Tras el prólogo vemos al protagonista sentado en una habitación que recordará en un flashback todo el film desde su llegada a la isla, cuando aún en el barco verá a la joven del perro (una adolescente Leonora Fani, la protagonista del “Diabla” de Castellari) de la que se obsesionará.

En el pueblo conocerán a una rica alemana lesbiana y su joven amante, encarnada (sin chistes, por favor) por Ilona Staller,o lo que es lo mismo, Cicciolina antes de ser la estrella del triple X y activista política con su partido del amor (2). Éstas les invitan a una fiesta llena de personajes mayormente esperpénticos, como el matrimonio que habla sin cesar sin dejar de engullir todo lo que esté a su alcance. Descubrimos que después de siete años de matrimonio, la vida sexual de Paul e Yvette está muerta. Ella desea tener un hijo, lo cual es bien difícil debido al aborto que tuvo once años atrás, siendo aún novios.

Cuando por fin la joven Jeanine entra en sus vidas, la acogen como a una hija, pero una noche Paul la ve durmiendo desnuda y se acuesta con ella. Al día siguiente, la adolescente seduce a Yvette, y la relación desembocará en un triángulo amoroso. Su felicidad se verá truncada con la llegada de un detective privado buscando a Jeanine. La pareja le da largas para más tarde descubrir por éste que la chica no está bien de la cabeza, debido a un fuerte shock emocional sufrido en su niñez. Como bien sabíamos es la cría del prólogo que ha vuelto al que fuera su hogar en busca del “amante de su madre”. Para los protagonistas será tarde, encuentran a la chiquilla desnuda en la playa y fuera de sí, siendo penetrada por su perro, repitiendo la imagen que años antes viera con su madre. Ugo, el pescador que salvara al perro del incendio, aterrado ante la fragosa escena, acabará con la vida de ambos.

Termina el flashback y un doctor le dice a Paul que tanto él como su esposa han contraído la sífilis (infectados por la cría y sus relaciones zoofílicas). Se pueden curar, el problema es que Yvette al fin ha quedado embarazada pero, debido a la infección, el niño que nacerá será retrasado y, si optan por el aborto, difícilmente podrá volver a quedar en cinta. Como ellos mismos dicen, un castigo por sus pecados. Si bien podemos verlo como un final moralista, donde ningún pecado queda impune, también lo podemos interpretar como un filme enfermo de sexo y bajas pasiones, propio de la Europa de los 70 que, desde luego, no podría tener (tampoco lo querríamos) un final feliz.

Nuevamente los burgueses puestos en la picota, dando rienda suelta para luego pagar por todos sus vicios. De hecho el personaje presentado con más nobleza es el de Ugo, el pescador, interpretado por Enrico Maria Salerno. En la dirección (también co-guionista, productor y montador) Peter Skerl en su único film (¿seudónimo?), y en el guión encontramos la colaboración del gran (y enfermo) George Eastman.

(1) Fueron unas pocas las películas que trataron tan escabroso tema en los 70 (“La criatura” –1977- de Eloy de la Iglesia, sin ir más lejos). Cada uno que piense en su favorita. Nosotros destacamos la osadía de José Mojica Marins al rodar un par de cintas de zoofilia cuando le propusieron hacer porno. Sobre lo que aconteció con el perro “protagonista” de “24 horas de sexo explícito” (1985) mejor echar un vistazo al documental “El extraño mundo de José Mojica Marins” (2001) de André Barcinski e Ivan Finotti. Y para los más curiosos recomendarles también el loop “Dog 1” (aka “Dog fucker”, aka “Dog-o-rama”), firmado en 1971 por Lawrence T. Cole y Bob Wolfe, con una jovencita Linda Lovelace, poco antes de su estrellato en el “Garganta profunda” (1972) de Gerard Damiano, liándose con un pastor alemán…

(2) Estrella del porno italiano, su primer film X data de 1985, “La orgía atómica”, con dirección de su compañero sentimental y manager. En los 70, aún como Ilona Staller la vimos en no pocos softcores junto a algún giallo y poliziesco, tales como “Inhibición” (1976) de Paolo Poeti, “Cinco mujeres para el asesino” (1974) de Stelvio Massi, o “Un hombre, una ciudad” (1974) de Romolo Guerrieri.


Titulo original: Bestialità
Año: 1976
Genero: Erotico – Thriller – Perversiones
Pais: Italia
Director: George Eastman, Peter Skerl
Guion: George Eastman, Peter Skerl
Reparto: Philippe March, Juliette Mayniel, Enrico Maria Salerno, Paul Muller, Ilona Staller, Franca Stoppi, Ennio Balbo, Leonora Fani, Lorenzo Fineschi, Cinzia Romanazzi, Marisa Valenti, Katharina Williams

Previous Article

Novedades Videomercury / Divisa Mayo 2016

Next Article

Las torturas de la inquisición (1970)

Tambien te puede interesar